«Si esto sigue así perderé mi casa», narra afectado del Grupo Bitcoin Banco – CriptoNoticias

Hechos clave:
  • Un proceso judicial involucra a dos casas de cambio populares en Brasil: NegocieCoins y TemBTC.

  • La empresa debe unos USD 638 millones a inversionistas y clientes, según la administradora judicial.

En el mes de mayo de 2019 inició la odisea, sin que ninguno de los clientes de Grupo Bitcoin Banco lo advirtiera. La empresa dejó de funcionar con normalidad, prohibiendo el retiro de monedas fíat y bitcoins. Los depósitos tampoco procesaban, y algunos empezaron a temer lo peor.

Los clientes habían utilizado sus ahorros de vida, ingresos familiares e incluso hipotecas de sus casas para invertir en criptomonedas bajo el tutelaje de la empresa de Claudio Oliveira, conocido en Brasil como «el rey del bitcoin».

Nadie pudo prever que meses después se archivarían varias demandas por fraude y un procedimiento para declarar la bancarrota del Grupo Bitcoin Banco (GBB). Es que hoy en día, en el Tribunal de Paraná, varios clientes de GBB piden explicaciones a Oliveira por la retención indebida de su dinero. Según un informe del administrador judicial de este caso, EXM Partners, la empresa puede deber hasta 638 millones de dólares a sus acreedores.

El 90% de la deuda fue adquirida con clientes de la agrupación, quienes invirtieron en las dos casas de cambio, NegocieCoins y TemBTC, pertenecientes a este grupo empresarial. El porcentaje se traduce en unas 6.445 personas y firmas jurídicas, las cuales no tienen acceso a su dinero desde hace casi nueve meses. Sin embargo, la directiva de Grupo Bitcoin Banco asegura que debe mucho menos dinero, calculando que sus pasivos representan 119 millones de dólares estadounidenses.

Un panorama incierto

Las incongruencias entre los documentos de GBB y la administradora EXM Partners han levantado sospechas en la comunidad. Los afectados por la debacle han expresado su disconformidad en las redes sociales, llegando incluso a denunciar la situación ante Sérgio Mouro, ministro de Justicia y Seguridad Pública.

El usuario de Twitter, Rodrigo França, fue uno de los primeros en pedir una investigación profunda del caso, informando que existían muchos afectados. Su tuit generó una avalancha de acusaciones de otros clientes de Grupo Bitcoin Banco, quienes también se encuentran molestos con la situación, calificándola como fraude o lavado de dinero.

La causa de la discordia no solo es la falta del dinero en sí —razón de peso para caldear los ánimos—, sino también la nula comunicación y poca transparencia del Grupo Bitcoin Banco a la hora de ofrecer información sobre la situación. La empresa anunció a mediados de octubre que presentaba problemas de liquidez, circunstancia que dificultaba el retiro de dinero en la plataforma. Sin embargo, aseguró que en unos meses se normalizarían las actividades, promesa que aún no se ha cumplido.

Claudio Oliveira, en una entrevista para el diario Valor de Brasil, dijo que la empresa se veía en un apuro económico debido a un fraude perpetrado por varios clientes. El emprendedor explicó que debido a una vulnerabilidad en el sistema de seguridad, un grupo de usuarios duplicó su saldo y ahora les era imposible devolver el dinero a los otros clientes. No obstante, Oliveira jamás presentó evidencia sobre esta denuncia ni especificó cuánto fue el dinero robado por estos supuestos hackers.

Inesperadamente, a finales del año 2019, Grupo Bitcoin Banco se declaró en quiebra, cambiando así el curso de esta historia, que ahora se encuentra en tribunales. La empresa introdujo un recurso de recuperación judicial ante las autoridades de Paraná, con el objetivo de cubrir la deuda que posee con sus acreedores.

Aunque se ha comprometido a nivel judicial, la directiva no ha presentado un informe detallado sobre la situación actual de la empresa. Los movimientos de criptomonedas realizados el año pasado, junto a los retiros de dinero llevados a cabo por GBB, tampoco han sido mostrados. En conjunto con la transmisión de información errónea sobre sus pasivos, la falta de datos verificables sobre las actividades de la empresa ha activado las alarmas del sector.

Joao Paulo Godri, abogado involucrado en este caso, destacó que las divergencias en la documentación no son graves y ocurren comúnmente al inicio de los juicios. En este sentido, recomendó a los afectados no dar nada por sentado y esperar a que se presenten nuevas pruebas en el juicio.

Víctimas en todo Brasil

En la actualidad se han presentado denuncias por fraude contra el Grupo Bitcoin Banco en siete estados de Brasil. Lo más dramático de este caso no es la caída de GBB, sino las historias tras cada uno de los afectados. «Tengan vergüenza paguen a sus clientes», señala un usuario de Twitter identificado como Eduardo Sampaio.

Mensajes como el de Sampaio proliferan en las redes, sobre todo en las cuentas oficiales de las casas de cambio NegocieCoins y TemBTC. La mayoría de los usuarios expresan su molestia ante el lanzamiento de nuevos productos del Grupo Bitcoin Banco, quienes han querido renovar su imagen a través de la empresa Zater Capital y su diario BreakChain.

La indignación se evidencia en denuncias como la de Diego Gomes, quien asegura que él y sus socios invirtieron dinero en la plataforma y ahora se encuentran en peligro de perder su casa. Más allá de tratarse de otra empresa en bancarrota, la historia del Grupo Bitcoin Banco se ha convertido en una tragedia para cientos de hogares brasileños.

BGG también debe dinero al prestigioso bufete de abogados Nelson Wilians & Advogados Associados. La firma los representó a mediados de 2019, defendiéndolos de las acusaciones de fraude. Sin embargo, antes de finalizar el año abandonó el caso, sumándole a la empresa un gasto de 270.000 dólares por sus servicios. La empresa también tiene deudas con Amazon, según el último informe de la administradora EXM Partners, por una falta de pago que asciende a 160.000 dólares estadounidenses.

Grupo Bitcoin Banco le debe el salario de dos meses a empleados activos y despedidos.  Para inicios del 2019 poseía un total de 200 empleados, casi todos ubicados en un lujoso edificio en la ciudad de Curitiba, capital del estado de Paraná, al sur de Brasil. Pero ahora la empresa solo cuenta con 30 empleados activos que aún siguen trabajando sin recibir sueldo alguno. La deuda interna que posee BGG se calcula por encima de los 250.000 dólares, según diarios locales.

¿Abdicó el rey o lo destronaron?

Una de las figuras más enigmáticas de este caso es sin lugar a dudas Claudio Oliveira. Conocido por muchos como «el rey del bitcoin», después de que el presentador y periodista Amaury Jr. lo bautizara con este nombre, se convirtió en un icono del mundo de las criptomonedas en Brasil.

Oliveira es una especie de leyenda viva, con unos 25.000 bitcoins en sus haberes y un proyecto ambicioso que planeaba poner al mercado de las criptomonedas en el tope de la economía brasileña. El Grupo Bitcoin Banco, fundado en el año 2017, era sinónimo de éxito y prestigio. La empresa poseía varios pisos en el edificio Curitiba Trade Center, uno de los centros más sofisticados de Paraná. Asimismo, eran dueños de una oficina en Sao Paulo, según señala su página web.

Un grupo de propiedades validaba el ascenso de esta startup en el mercado nacional. El sueño de Oliveira no duró mucho. Hoy día, luego de declarar su empresa en bancarrota, sus propiedades y pertenencias de lujo han sido congeladas por las autoridades hasta nuevo aviso.

La enorme deuda con su clientela ha ido medrando la reputación del ahora «exrey del bitcoin» y hacen complejas sus relaciones públicas. Oliveira trató de renovar la imagen del Grupo Bitcoin Banco catapultando una de sus empresas aún solventes, Zater Capital. Pero este nuevo intento solo le valió el escarnio público a mediados de enero del 2020, ya que todas las páginas web de las empresas activas fueron hackeadas. Los involucrados en el ataque dejaron un mensaje claro: «devuelve el dinero de tus clientes».

Aún más grave, los clientes no se han quedado únicamente en denuncias o protestas. En diciembre de 2019, Claudio Oliveira denunció el secuestro de su madre y cuñada ante las autoridades brasileñas. Los captores pedían un pago en bitcoins para la liberación de las mujeres, el cual nunca fue realizado porque fueron rescatadas por la policía.

Con el pasar de los días se confirmó que uno de los involucrados era un cliente de una de las casas de cambio de GBB, que había decidido tomar la justicia por sus manos. El afectado, y ahora supuesto secuestrador, habría planeado el atentado con el objetivo de recuperar su dinero. Una situación que revela cuán dramático es el caso del Grupo Bitcoin Banco y cuán desesperados están algunos de los clientes por recuperar el dinero perdido.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Copyright Zitub.com 2020